Motivación escolar: ¿Qué referentes necesita un estudiante?

¿QUÉ REFERENTES NECESITA UN ALUMNO PARA FACILITAR SU EDUCACIÓN Y QUE NO SE DESMOTIVE POR EL CAMINO?

Segunda entrega sobre Fracaso y Abandono Escolar

LA MOTIVACIÓN ESCOLAR

No me canso de repetirlo: “la motivación es la llave que abre todas las puertas”. Sí, así es. Un alumno motivado es un alumno grande, un alumno poderoso que sobrevuela la asignatura, que tiene esa sensación de logro, que se ve capaz de hacerlo todo, y que día tras día quiere superarse. Es un alumno que no conoce barreras ni límites, que siempre va más allá. Un alumno motivado piensa en hacerlo más difícil todavía.

Sobre motivación escolar se habla mucho, se escribe mucho y también, lamentablemente, nos confundimos mucho. Es habitual escuchar hablar de alumnos motivados cuando realmente queremos decir cumplidores: alumnos que hacen sus deberes, que hacen bien (o como el profesor quiere) los exámenes, que son puntuales, que son, en definitiva, aquello que el maestro guarda en sus creencias.

Sobre motivación escolar hablé en un post hace tiempo. A aquellos interesados en leer algo sobre este tema os invito a pasearos por allí.

Además, os recomiendo algo que para mí es una joya en forma de libro: Motivación en contextos educativos. Teoría, investigación y aplicaciones, de la editorial Pearson. Este libro, creo que es de obligada lectura para todos los docentes. Nos explica algunos aspectos esencial sobre este tema, que constituye un tema esencial para lograr que un estudiante no se pierda por el camino.

EL PROFESOR: El mejor aliado

Otra de mis frases de siempre: “El profesor tiene que ser la mejor noticia en la vida de un alumno”. Suena bonito e incluso puede sonar al típico tópico de esta gente que escribe cosas un poco extrañas de vez en cuando, pero pensémoslo. ¿Qué significa ser la mejor noticia en la vida de un alumno? Por una parte significa que su forma de ayudar a cumplir con los objetivos del curso se adapta a ese estudiante en particular (así que para ser la mejor noticia de todos nuestros alumnos hemos de adaptarnos a la de todos) y a su vez no descuida el adaptarse al grupo en general. He escuchado muchas veces en reuniones de evaluación de primer trimestre o a profes de muy diferentes Colegios con los que me he reunido aquello de “estos estudiantes no se han adaptado a mí todavía”. ¡Claro que no, es que tienes que adaptarte tú a ellos! ¿Por qué? Pues porque gracias a ello accedemos a la segunda ventaja de ese profesor convertido en mejor noticia: porque comprenderás a tus estudiantes y comprenderás a cada uno de ellos como un ser único. Y es que es muy necesario que cada persona se sienta importante como entidad propia y en contraposición a los demás, para posteriormente reforzarse en el grupo. Imaginemos a nuestra legión de estudiantes que se sienten comprendidos e importantes… ¿no va sonando muy bien la cosa?. Pues mejora cuando en esa sinergia que se crea el profesor, que conoce, comprende y valora a cada uno de ellos, descubre cómo hacer para que todos se motiven, se sientan con ganas de no encontrar límites con la materia.

Debemos huir de ese estilo docente que es capaz de calificar a un estudiante en Primaria con un absurdo 4.88, aunque en Secundaria y Bachillerato sigue siendo igual de absurdo, y posteriormente suspenderle en las notas con esa calificación porque su media, por supuesto, ponderada y analizada en una compleja hoja de Excel más propia de un economista del Banco de España que de un maestro.

Una vez que tenemos a este profesor convertido en gran noticia, ya tenemos a nuestro mejor aliado, Ahora necesitamos a los cómplices: la familia.

LA FAMILIA: Los cómplices

Así es, la familia debe convertirse en el colchón más cómodo de la vida de un estudiante. Es en casa donde el estudiante va a llegar con sus miedos, sus nervios, sus temores, sus alegrías, sus malas noticias, sus buenas noticias, sus aventuras, sus enfados con sus amigos, etc. Si tuviera que resumir mucho, pediría a las familias que estuvieran muy centradas en cinco puntos esenciales:

  • Que comprendan bien a sus hijos en los momentos de dificultad. Para ellos una dificultad es sacar una mala nota, olvidarse de hacer los deberes o que le hayan regañado en clase. Si no les comprendemos, actuaremos de forma sancionadora, castigando. Comprender implica enseñar, educar. Llevarle al punto en el que comprende que ha de cumplir las obligaciones desde la propia necesidad y desde la empatía.
  • Que no le obligue a sacar las mejores notas posibles, sino las mejores notas que pueda sacar basándonos en una creencia objetiva y real.
  • Que su hijo sepa que puede contar con su familia en cualquier momento y para cualquier cosa. Si le regañamos, castigamos… ¿cómo va a venir a encontrar consuelo en la familia si sabe que le va a generar más conflicto?
  • Esencial: que le generen curiosidad y le ofrezcan recursos. Alimentemos de ganas de descubrir, de interrogantes, de posibilidades para dar respuestas… para ello es necesario invertir tiempo, pero ¿en qué mejor proyecto podemos invertirlo que en nuestros hijos?
  • ¡Que no sean sus amigos! Los padres que dicen ser los mejores amigos de sus hijos le están haciendo un flaco favor: les están dejando huérfanos, porque el padre debe ser padre y el amigo, amigo. Ambos roles no pueden llevarse a cabo. ¿Puedo ser padre y abuelo de mi hijo? ¿Hermano y tío? No.

RESUMIENDO…

Todo lo expuesto se resume en tiempo de calidad que el alumno recibe por parte de su familia y por parte de su profesor, y ojo, la calidad no está reñida con la cantidad. De nada me sirven esos comentarios de padres ausentes que indican que los 10 minutos que pasan al día con sus hijos es tiempo de calidad. Se me hace raro.

Y claro, ante la ausencia de una de estas figuras, del aliado (maestro) o del cómplice (familia), la otra figura deberá multiplicar su impacto. Con un profesor “mala noticia”, que los hay y muchos, la familia debe estar al 200%. En ausencia de una familia colchón, el profe deberá implicarse al 500% en este alumno, y además, en este caso, la estructura escolar deberá volcarse también.

 

2 thoughts on “Motivación escolar: ¿Qué referentes necesita un estudiante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *