Huérfanos digitales (parte2) El maestro.

HUÉRFANOS DIGITALES (Parte 2) El maestro.
Juan José Millán Estañ
@webjjmiles

Hace unas semanas abordaba en esta entrada la orfandad digital. Escolares y adolescentes que tienen todas sus necesidades cubiertas a excepción de una que, en los tiempos actuales, es fundamental: contar con usuario con buen nivel en TIC, y quien dice TIC, dice manejo de cualquier dispositivo digital, Internet, redes sociales… y además, este adulto usuario cercano al escolar, ha de leer, formarse y sobretodo, vivir las experiencias de todo lo que se oculta tras una pantalla.

En esta entrada quiero acercarme al maestro facilitador de la orfandad digital. No me cabe la menor duda que el maestro de más o menos reciente incorporación es un maestro que no puede presentar este perfil, pues habrá visto muy al inicio de su práctica, cuando todos queremos innovar y ser los mejores profesores del mundo, la aparición de las TIC y su implementación en el aula y asumirá todas las novedades tecnológicas como propias de su rol y del del estudiante.

Características del maestro facilitador de orfandad digital:

  • Incorporación a la docencia previa a 1995: Desde el 97 comenzaron a aterrizar los primeros eventos tecnológicos al aula. Todos los que en esas épocas pisábamos aula vimos aparecer por nuestro pupitre trabajos realizados con el gran avance que fue ENCARTA (Enciclipedia virtual en CDROM), comenzamos a hacer nuestros avances con páginas Web para nuestra asignatura, algunos centros a inicios del 2000 ya contaban con rústicas plataformas escolares. Poco después de este año, Moodle, Joomla… y así hasta hoy. Veo el riesgo en todo docente que haya pasado más de 3 años diseñando su hacer. Así somos, corremos el riesgo de repetir nuestro primer año de clase todos los años de nuestra carrera docente…
  • El recurso didáctico principal es el libro de texto: este aspecto nos lo deja muy claro. Teniendo a mano tantos recursos, desperdiciarlos, convertirnos en invidentes y encasillarnos en unas tristes 140 páginas de libro de texto… ¡Qué lástima! “En mi clase sólo pasan 140 páginas, no pasa nada más…” Claro indicador el del libro de texto de poca experiencia como usuario y de pocas horas de conexión.
  • No hace uso de recursos digitales tales como iPads o tablets, pizarra digital, ordenadores, y si los usa, no supera el 50% de su tiempo de intervención activa en el aula, o no permite que los estudiantes hagan uso de estas herramientas llegando a prohibir y castigar por el uso de dispositivos digitales tales como tablets, libros digitales, etc.
  • No hace uso de la tecnología para diferentes funciones del día a día tales como enviar comunicados a casa (lo hace mediante papel y boli), sus notas se encuentran registradas en un clásico cuaderno de profesor, sigue recortando u haciendo fotocopias con complicados montajes para lograr la hoja que desea.
  • No recomienda recursos Web: Es difícil marcar una cantidad de Webs, pero… ¿una? Hay profes que no recomiendad ni una sola Web a sus alumnos.
  • Redes sociales: no tiene cuenta en al menos dos redes sociales y, en caso de tener una cuenta de Twitter, no sigue al menos a 20 docentes innovadores y participa de forma activa en discusiones y debates.
  • No intercambia correos electrónicos con sus estudiantes.
  • No ha participado en un proyecto de innovación tecnológica en los últimos 2 años.
  • No se ha reciclado mediante cursos, mooc, formación reglada o no reglada en innovación educativa en los últimos 10 meses.
  • Y este último dato me resulta muy llamativo y significativo: no ha cambiado la bombilla del proyector de su aula en el último año. Este dato es realmente interesante y sencillo de observar y da una información terrible en algunas ocasiones.

Si te sientes identificado, actúa. Haz algo. Visita clases, sigue en Twitter a profesores (hay mil cuentas increíblemente enriquecedoras), fórmate… algo tienes que hacer. La paternidad digital de tus alumnos está en grave peligro y ese es un riesgo salvable que no podemos vivir.

One thought on “Huérfanos digitales (parte2) El maestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *