Calor en las aulas

CALOR EN LAS AULAS
Juan José Millán
@webjjmiles

En estos últimos días de junio estamos viviendo una tormenta en muchos Colegios de España. Una tormenta seca que arrasa con todo lo que encuentra a su paso. Esta ola de calor no deja indiferente a nadie. En los últimos días, mientras vivía lo que es dar clase en un aula a una temperatura imposible a las 9.00 de la mañana, leía en Redes Sociales comentarios como que “los profes quieren dos semanas más de vacaciones que sumar a los dos meses”, o los clásicos “todos hemos pasado calor en el Colegio”, “en mi tiempo no había aire en las aulas”, etc. Escribo esta entrada para todos aquellos que no comprenden cuáles son nuestras quejas, y qué es lo que queremos.

CALOR EN LAS AULAS

Lo cierto es que el tema me enfada. Y me enfada mucho. Esta semana pasada en la que hemos alcanzado en Madrid los 40 grados a la sombra en el ecuador del día ha sido muy dura en los Colegios. A título personal el viernes a las 9 de la mañana no sabía dónde meterme. Los niños, no sabían qué hacer. Al final acabamos en un buen sitio del patio, a la sombra, con corriente leyendo un libro. Salvamos la hora.

Mientras tanto, muchas personas, desconocedoras por lo que se ve de la realidad escolar, critican en sus cuentas de Facebook y Twitter las quejas de los docentes. Voy a presentar algunos argumentos (patéticos) que he encontrado y a dar mi punto de vista al respecto.

ES QUE EN VERANO ES NORMAL, HACE MUCHO CALOR

Correcto, en verano. ¿En qué estación estamos? La primavera no suele presentar estas temperaturas que hemos sufrido en los últimos días. Años atrás hacía calor, pero no tanto. Como sé que es muy sencillo decirlo, voy a presentar una tabla:

Esta tabla, extraída de Climate-Data.org presenta las temperaturas promedio históricas en la Madrid. Vamos a contrastarlo con la siguiente tabla extraída de AccuWeather:

¿Podéis observar que la máxima temperatura de junio en promedio histórico está en 26.8ºC y hemos llegado a 40 esta semana? ¿Somos conscientes que estas temperaturas se indican para sitios a la sombra? ¿Sabemos que al sol hace más calor? Bueno… por aquí queda este asunto. Que esta semana pasada hemos tenido casi 15ºC más de lo habitual en el mes de junio y que la temperatura de esta semana supera al promedio de la temperatura en Madrid de los meses de julio y agosto.

ESTAMOS MALACOSTUMBRANDO A LOS NIÑOS

Valiente atrevimiento… Podéis consultarlo en cualquier lugar, la regulación de la temperatura para cualquier entorno de trabajo no debe descender nunca de los 12ºC y no debe superar los 27ºC. No sólo es una cuestión de niños, sino que también lo es para los profesores (pobres, cómo nos quejamos siempre por todo…) Vamos a ver si es posible que el que no ha pisado un aula desde que dejó el Colegio se meta en la película. Viernes a las 8.30 de la mañana. Llego a mi aula para preparar algunas cosas y al abrir la puerta no me lo podía creer. Encontré lo que era inevitable: una pesadilla para dar clase. El día de antes se alcanzaron los 40ºC, al sol unos cuantos más. El aula está en el último piso de un edificio de tres plantas. Claro, ha estado soportando sol y temperatura durante todo el día y, como es normal, al vaciarse el Colegio debe quedar el aula cerrada por motivos de seguridad. Al abrirla nos encontramos con que se ha convertido en un horno. ¡Y está vacía!. Ahora vamos a meter en la clase a 20 niños (en algunos coles superan la treintena) y vamos a dejarles cocerse en el horno un ratito. No tardaremos en comprobar que la temperatura aumenta… incluso notamos la humedad que se crea de sudor de todos los que ahí estamos… y estamos malacostumbrando a los niños.. ¡Qué poca vergüenza! ¿Qué tenemos que hacer? ¿Esperar a que se pongan malos? Parece ser que sí. Pues venga, vamos a dejar que jueguen en suelos que superan la temperatura de 60ºC, que intenten hacer algo en ese horno en que se han convertido las clases que llegan a alcanzar temperaturas que superan los 35ºC… y convirtamos a esta generación en “una panda de tíos duros”, deshidratados eso sí, pero duros.

AHORA LES DAN LIPOTIMIAS A LOS NIÑOS POR EL CALOR

¿Te imaginas en esa clase de la que hablaba en el argumento anterior? ¿Te parece raro que se ponga malo algún niño? Pues si te parece raro, preocúpate. En poco tiempo te pasará similar al no saber detectar los riesgos del calor.

Estamos acostumbrados a que los Colegios son sitios para pasar el día mientras los padres trabajan, y claro, nos sorprende que allí pasen cosas. A mí este comentario me indica que la sociedad está totalmente fuera del mundo educativo, del mundo escolar.

QUE NO SE QUEJEN, QUE YO TRABAJO EN LA CALLE

Pues tendrías toda la razón en quejarte, no obstante, no tienes 3, 6, 9, 11 años… No eres un niño. Es decir, no tienes una desproporción importante entre tu superficie corporal y tu peso, por lo que cuando la temperatura exterior excede de la corporal, no te acalorarás tan rápido como lo hará un niño. Además, ¿sabes que un niño genera entre un 20% y un 25% más de calor que un adulto al realizar actividad física?. No, no les hemos puesto a hacer Educación Física como locos, pero, los niños ¿qué hacen en el momento del recreo? Corren, saltan, juegan al fútbol, al baloncesto, suben escaleras y las bajan rápido para llegar al patio, corren de nuevo para llegar puntuales a clase… Los niños, sobretodo los más pequeños, como bien sabrás, son más “torpes” motormente que los adultos, motivo por el cual, esos movimientos más gruesos generan bastante más producción de calor que los movimientos más precisos que tú, adulto, realizas. Además los niños ponen en juego, proporcionalmente, menos sangre que un adulto al realizar actividad física, por tanto más les cuesta mover todo el calor que están recogiendo hacia la piel. Todo lo tratado por no hablar de la eficiencia de tus glándulas sudoríparas (y cantidad) en comparación con las del niño, de los tiempos que unos y otros requerimos para la aclimatación ni de la regulación de la sensación de sed. Sí, tú trabajas en la calle, pero no tienes 6 años ni la fisiología de un niño.

Muchos, además, de los que trabajáis en la calle no estáis siempre en la calle. Os movéis en algún vehículo con aire acondicionado a tope, bebéis agua cuando queréis, podéis ir con vestimenta o quitaros la camiseta (entiendo que el uniformado lo pasará también mal pero, ¿está todo el rato en la calle?) ¿Os imagináis una clase con 30 niños en la que tienen que estar saliendo para beber agua constantemente? ¿Os imagináis el patio con unas colas interminables en la fuente para beber agua?

Y es que, lamentablemente no es como muchos pensáis.

  • ¿Aire acondicionado para el Colegio? Pues no vendría mal, pero no es necesario porque lo de esta semana no es normal. Ni en la pública ni en la privada. Nadie pide eso aunque esta semana más de uno hubiéramos suplicado por tener en clase un buen aparto de aire acondicionado (y el que me conoce sabe que no me gusta para nada usarlos).
  • ¿Más vacaciones para profes? El que piense así no sabe lo que está diciendo. Pero no. Eso no lo ha pedido nadie. Sólo se ha puesto sobre alerta de las elevadas temperaturas. Muchos Colegios han suspendido algunas horas de clase al finalizar la jornada, las han pasado a intensivas cuando aun no estaba prevista, se han ofrecido como ocpionales o bien se han programado actividades diferentes más llevaderas en zonas mejor aclimatadas.
  • Todos los Colegios salimos a las 13.30. Mentira. ¿Por qué todo el mundo piensa igual? Muchos Colegios Concertados y casi todos los privados apuramos casi hasta el final con la jornada completa. Y no sólo eso, apuramos también casi hasta finales del mes de junio, así que para muchos, no son dos o tres horitas de calor un par de días, no. Son más bien 8 horitas de calor durante dos o tres semanas.
  • ¿Niños consentidos? No!! Niños que son niños y tienen fisiología de niños y están más expuestos a las altas temperaturas que los adultos.

Creo que increpar a los Docentes es muy sencillo. Tenemos tantas vacaciones (aunque en ellas dediquemos un porcentaje muy alto del tiempo a preparar clases, programaciones, recursos…) que los demás tienen derecho a meterse con nosotros y, a su vez, nosotros tenemos la obligación implícita al puesto de dejar que lo hagan, total, sólo somos profesores… ¿sólo somos profesores? Sí, somos aquellos que capacitamos a todos los profesionales del mañana para que lleguen a ser lo que son a día de hoy, pero, claro… tampoco es tan importante, ¿no? Un poquito de respeto al profesorado y, sobre todo, al alumnado, pues todo lo que se ha dicho estos días ha sido en pro de una estancia en condiciones de nuestros alumnos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *